Lilly España implica a 416 equipos de investigación y a más de 2.100 pacientes en 75 ensayos clínicos

Lilly España desarrolló en 2016 un total de 75 ensayos clínicos para 26 moléculas, gracias a la colaboración de 416 equipos de investigación repartidos en varios centros sanitarios y a la participación de más de 2.100 pacientes. Estas cifras reflejan un fuerte impulso sobre las de 2015, ejercicio durante el cual desarrolló 59 estudios clínicos gracias a la involucración de 364 equipos de investigación.

Por áreas terapéuticas, la mayor parte de los ensayos llevados a cabo por Lilly España en 2016 corresponden a Oncología (61%). Le siguen, por orden de importancia, Inmunología/Hueso (16%); Neurología y Dolor (7% cada una) y Diabetes (4%). Asimismo, un 44% del total eran ensayos en Fase III; mientras que un 31% eran ensayos en Fase I; un 24% correspondían a Fase II y el 1% restante a pruebas en Fase IV.

 

El esfuerzo realizado en las actividades de investigación pre-clínica y clínica es un reflejo de la importancia que Lilly otorga a la I+D, área en la que en 2016 invirtió casi el 25% de su facturación a nivel global, ha asegurado José Antonio Sacristán, director médico de Lilly en España, que explica que “este esfuerzo contribuye a que Lilly disponga hoy del pipeline más rico de su historia en su etapa media y final: 19 moléculas en Fase III de desarrollo clínico o en proceso de aprobación. De cumplirse nuestras previsiones, habremos logrado poner a disposición de profesionales y pacientes una veintena de nuevos productos entre 2014 y 2023”. A nivel local, Lilly España invirtió el pasado año 54,4 millones de euros lo que supone el 16% por ciento de las ventas de Lilly en nuestro país.

Transparencia y diversidad en los ensayos

El director médico de Lilly también ha querido destacar el imprescindible papel de los pacientes en los ensayos clínicos. Lilly promueve este papel de forma activa. Para fomentar su participación, y a fin de satisfacer la demanda de información existente y su propio compromiso con la transparencia, Lilly lanzó recientemente la web www.ensayosclinicosLilly.es, una guía con información referida al proceso de investigación clínica y al papel de los pacientes en los estudios clínicos.

Esta plataforma digital, que acumula ya varios meses de funcionamiento, no sólo recoge todos los materiales que Lilly ha editado para responder a las dudas planteadas por los pacientes durante las cinco últimas Jornadas de Puertas Abiertas para Organizaciones de Pacientes sobre Investigación Clínica. También incorpora un buscador que facilita la búsqueda de los ensayos clínicos promovidos por la compañía, una información que se coordina con su publicación en ClinicalTrials.gov, el portal online estadounidense de registros de ensayos clínicos.

Ni el impacto de la enfermedad ni la respuesta a los medicamentos son iguales para todos. Ambas pueden depender, entre otras, de cuestiones genéticas, éticas, de género o relativas al estilo de vida. Por eso, otro de los objetivos primordiales de Lilly es fomentar la participación en los ensayos de grupos minoritarios de población que hasta ahora han estado infrarrepresentados, una circunstancia que limita la información disponible sobre el funcionamiento de los medicamentos. En respuesta a ello, Lilly ha desarrollado en Estados Unidos una Estrategia de Diversidad en los Ensayos Clínicos cuyo objetivo último es mejorar los resultados en salud sobre los pacientes.

 “Los voluntarios de los ensayos clínicos que tienen una experiencia positiva son más propensos a completar su participación en el mismo y pueden contribuir a mejorar la participación de otros pacientes en futuros ensayos. Desde Lilly queremos hacer todo lo posible para que dispongan de toda la información sobre lo que es y cómo funciona un estudio clínico, porque disponer de esa información les generará confianza, explica José Antonio Sacristán, director médico de Lilly España.

En 1747, el doctor escocés James Lind llevó a cabo el que hoy se considera el primer ensayo clínico de la historia. Doscientos setenta años después, el procedimiento inherente a la realización de un ensayo clínico ha evolucionado incorporando sistemas para garantizar la seguridad del paciente.

Anuncios