Claves para la atención a personas con Alzheimer en verano


Los paseos diarios, evitando las horas de más calor, mantienen a las personas que padecen Alzheimer activas y sanas, y es importante aprovechar el mayor tiempo libre del que se dispone en estos meses veraniegos para realizar actividades en las que el paciente disfrutara antes de padecer la enfermedad, como ir a museos, teatro o quedar con antiguos amigos o vecinos. Por lo general, la memoria remota, aquella de cuando el paciente era joven, suele mantenerse preservada hasta etapas avanzadas de la enfermedad, según ha dado a conocer la doctora Lucía Esteban, neuróloga del Instituto de Rehabilitación Neurológica NeuroMadrid.

Los pacientes con Alzheimer, apunta la doctora Esteban, precisan de una rutina diaria y un ambiente conocido, tranquilo y adecuado a sus necesidades para obtener su mejor rendimiento cognitivo. Por este motivo, cualquier cambio en esta rutina puede suponer un empeoramiento psíquico y cognitivo que puede conducir a estados confusionales, desorientación, alteraciones conductuales o anímicas, mayor riesgo de caídas, etcétera. “Es por esto que al buscar el destino idóneo se hace fundamental que nuestro familiar afectado por esta enfermedad se encuentre en un ambiente familiar, mantener sus horarios (de sueño, comidas y ejercicios), evitar el riesgo de caídas (retirando obstáculos, WC con barreras laterales, bañera con alfombra antideslizante) y no olvidarnos de seguir fomentando su estimulación cognitiva y física”, agrega.

Claves para el cuidado de un paciente con Alzheimer en verano

Hacerlo sentir un miembro querido de la familia. Nunca dejarlo apartado en una residencia, ni hacerle notar sus déficits

Mantener su rutina de horarios lo más similar posible a sus costumbres cotidianas

Elegir un destino donde el paciente se pueda sentir cómodo, tranquilo y adecuado a sus necesidades. Su habitación debe estar iluminada, con un reloj y/o calendario que le permita orientarse

Seguir una dieta equilibrada y aportar suficiente líquido. Es importante evitar la deshidratación y el estreñimiento

Emplear ropa ligera, evitando las chanclas por el riesgo de caídas siendo preferible usar zapatos cerrados de punta redondeada y tacones anchos y rígidos

Realizar actividad física, paseos diarios, evitando las horas de más calor

Estimular cognitivamente al paciente, dedicarle tiempo y permitir que realice actividades con las que disfrute

Las vacaciones son un buen momento para dedicar tiempo a nuestro familiar enfermo de Alzheimer, hacerlo sentir uno más, hablarle mirándole a la cara y escucharle. Asegura que “no son beneficiosos los comentarios del tipo ‘abuelo, eso ya lo has contado mil veces’ ni recalcarles constantemente que no saben o no recuerdan” y que “nunca debe sentirse excluido, como una carga y mucho menos plantear meterlo en una residencia mientras dure el periodo estival; un deterioro anímico conlleva un gran declinar cognitivo. El respeto, el cariño y la atención puede llegar a ser la mejor medicina y conseguir efectos más beneficiosos que éstas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s