En salud, “mejor reinvertir que desinvertir”


En estos tiempos donde se cuestiona la sostenibilidad el sistema sanitario español surge un nuevo concepto denominado “reinversión”. A diferencia de las políticas de recortes o contención del gasto sanitario, la reinversión emplea los fondos liberados en una fase previa de desinversión en medicamentos, dispositivos, aparatos o procedimientos de bajo valor clínico para incorporar recursos innovadores que supongan un beneficio sustancial para los pacientes.

 

Esta idea aparece por primera vez desarrollada en el informe “Reinversión: asignatura pendiente del sistema nacional de salud” presentado hoy en el marco de la jornada organizada por la Fundación Gaspar Casal y Roche Farma España. El apoyo de ambas entidades ha hecho posible la edición de esta obra, escrita por tres reconocidos expertos nacionales en el ámbito de la asistencia sanitaria y economía de la salud: José María Abellán, profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad de Murcia; Carlos Campillo, consultor de la OMS y colaborador técnico del MSSSI; y Juan del Llano, director general de la Fundación Gaspar Casal.

 

Para sus autores, la reinversión es un proceso bidireccional que permite contener el gasto sanitario y, al mismo tiempo, gracias a la incorporación de la innovación, mejorar la prestación sanitaria y los resultados en salud. “Si bien los recursos públicos no deben gestionarse únicamente atendiendo a criterios de “eficiencia y economía”, además de responder una “asignación equitativa”, hacer un uso ineficiente de ellos entraña un despilfarro, ya que, por definición, podrían tener un mejor destino alternativo, habida cuenta de que el presupuesto es finito”, afirma José María Abellán.

 

Desde Roche Farma se apuesta por esta nueva estrategia de reinversión para hacer de la prestación sanitaria un modelo más eficiente y sostenible en el tiempo, tal y como lo ha manifestado su director de Government Affairs, Federico Plaza. En su opinión, “el enfoque basado únicamente en la primera parte de la ecuación, la desinversión, es positivo porque es necesario eliminar tecnologías que no aporten valor a los pacientes. Sin embargo, es preciso dar entrada a la innovación. El objetivo no debe ser ahorrar, sino mejorar los resultados en salud y la prestación sanitaria”.

 

Los autores del informe también apuestan por este nuevo modelo como garante de la igualdad en la atención sanitaria, actualmente fragmentada bajo realidades presupuestarias distintas, lo que está generando 17 sistemas sanitarios diferentes. La inequidad entre Comunidades Autónomas se está produciendo tanto por el lado de la desinversión o supresión de prestaciones sanitarias de bajo valor clínico, como por el lado de la incorporación de la innovación, resultando todo ello en una prestación y acceso a medicamentos no equitativa en el fondo, en la forma y en los tiempos.

 

Precisamente el ámbito los tratamientos contra el cáncer es donde más se acusa la desinversión, con reducciones por encima del 5% en los últimos 4 años. Por el contrario, en la actualidad hay un creciente número de fármacos para el tratamiento del cáncer que están en proceso de aprobación o que se incorporarán en el corto plazo al arsenal terapéutico disponible. Federico Plaza sostiene que “es muy importante que estos ahorros generados puedan facilitar la incorporación de la innovación para mejorar los tratamientos a los pacientes. Debería ser prioritario aplicar estrategias de reinversión que permitan financiar el caso concreto de los tratamientos innovadores contra el cáncer, dado que durante estos próximos años está prevista la incorporación de un gran número de tratamientos oncológicos que cambiarán la vida de los pacientes”.

 

Desde Roche se están llevando a cabo varias iniciativas en esta línea. Así, por ejemplo, se han acordado bajadas de precios en los presupuestos sanitarios en fármacos innovadores como Herceptin, Mabther, Avastin, Xeloda y Tarceva, por un importe superior a los 50 millones de euros en el último año. “De esta forma, estamos generando hueco para incorporar la innovación, mejorando los resultados en salud y la prestación sanitaria a la vez que no generamos incrementos en los presupuestos sanitarios”, aclara Plaza.

 

Más protagonismo para las sociedades médicas 

El modelo de reinversión planteado en el presente informe toma como referencia el proyecto “Compromiso por la Calidad de las Sociedades Médicas de España”, en el que se otorga un papel activo a las sociedades científicas. La iniciativa cuenta con el auspicio del Ministerio de Sanidad y a semejanza de las guías americanas “Choosing Wisely”, permite sentar unas mismas bases definidas y consensuadas por las diferentes sociedades médicas, así como un marco homogéneo para la desinversión en todas las comunidades autónomas.

 

El objetivo principal del mismo es reducir la utilización de intervenciones médicas innecesarias, entendiendo por tales aquellas que no han demostrado su eficacia, tienen efectividad escasa o dudosa, no son coste-efectivas o no son prioritarias.

 

Se trata un paso muy importante, “ya que permite eliminar servicios sanitarios de escaso valor para los pacientes, mejorar la situación presupuestaria sanitaria, y por último, permite generar equidad en la toma de decisiones generando una guía común para todas las Comunidades Autónomas”, concluye Abellán.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s